Los beneficios de andar descalzos por casa

Mujer camina descalza por casa

Todos hemos sido regañados por nuestra madre alguna vez por andar descalzos por casa. Y no les faltaba razón, ya que puede causar resfriados, especialmente en invierno, cuando, al contacto con el suelo, los pies se quedan muy fríos.

Además, hay que sumarle el riesgo de pisar algún objeto cortante o darse un doloroso golpe contra el pico de un mueble. Sin embargo, siempre y cuando se tomen las debidas precauciones, ir con los pies desnudos por casa también tiene su parte positiva.

Según los podólogos, andar descalzos por casa es beneficioso para los pies y toda la estructura ósea en general, ya que se produce un cambio en la biomecánica del pie que ayuda a reorganizar las cargas y las tensiones. La postura, el equilibrio y la circulación de la sangre mejoran, mientras que los pies se fortalecen.

No hay que olvidar que los pies presentan muchas terminaciones nerviosas que conectan directamente con los órganos del cuerpo, lo que podría ayudar incluso a prevenir enfermedades, según algunos expertos. Donde su eficacia ha quedado demostrada con creces es en el terreno de aliviar tensiones, las cuales pueden transformarse en estrés y más tarde en ansiedad y depresión.

Cabe señalar que ir descalzos por casa requiere que estemos más pendientes de su higiene (por muy limpio que esté el suelo, siempre hay gérmenes), así como de su cuidado (al estar desprotegidos, puede aparecer deshidratación). Sin embargo, lavarlos más a menudo y aplicar crema hidratante una vez al día no es nada comparado con los beneficios que se pueden obtener.


Escribe un comentario