Los alimentos más difíciles de digerir

Mala digestion

Uno de los alimentos más difíciles de digerir por el cuerpo es la leche y todos sus derivados como el yogurt, el queso, los helados. Existen muchas razones para esto, entre las cuales destacamos:

Nuestro estómago no está preparado para asimilar correctamente la leche de los animales, simplemente porque no somos sus crías, y no poseemos las enzimas para digerir adecuadamente la lactosa y otras proteínas de este producto. Los humanos deberíamos consumir únicamente leche cuando somos bebés, y preferentemente la de nuestra madre.

La lactosa es un ingrediente de lenta digestión, lo que aumenta la pesadez y las molestias en el momento de digerirla.

Además, se trata de un producto rico en grasas que no son buenas para el cuerpo. A pesar de que es posible encontrar en el mercado productos lácteos descremados que pueden ser más ligeros, son igualmente difíciles de digerir porque la lactosa queda intacta en el producto.

Los fritos y productos grasos

Entre los alimentos difíciles de digerir están las frituras, la repostería y en general los productos ricos en grasas. Cuando comemos un plato de alimentos fritos, damos al estómago un aporte en grasas mucho más importante que lo que puede tratar, lo que provoca inflamación, pesadez y molestias abdominales, en particular si se sufre el síndrome del intestino irritable.

Cebolla y ajo

La cebolla y el ajo crudo, a pesar de que se trata de ingredientes habituales en muchos platos, son difíciles de digerir por el cuerpo, haciendo que la digestión sea más lenta y produzca gases. Se recomienda consumirlas con moderación y preferentemente cocinados para reducir sus efectos flatulentos y facilitar la digestión.

Legumbres

Lo mismo ocurre con las legumbres como los garbanzos, las judías, las lentejas, etcétera. Estos alimentos son altamente flatulentos y muy pesados de digerir, por lo que es normal que tras su consumo el organismo se sienta hinchado y padezca molestias. Para evitar estos síntomas, se recomienda meter en agua las legumbres antes de cocinarlas, para que sus efectos sobre el cuerpo sean menos intensos.

Chocolate

El chocolate con leche también se encuentra en la lista de los alimentos difíciles de digerir por varias razones. La primera, y la más clara, es su contenido en lactosa y en grasas, pero es que además el chocolate es un estimulante que puede provocar irritaciones y molestias intestinales, haciendo difícil este proceso.


Escribe un comentario