Los 12 beneficios del hummus (parte II)

Hummus

Y vamos con la segunda y última parte de nuestro especial dedicado al hummus, una comida realmente deliciosa que desde aquí os animamos a probar no sólo por su sabor, sino también por sus numerosos beneficios.

Promueve la salud ósea: Tanto los garbanzos como el tahini contienen calcio, un mineral conocido por contribuir a la salud ósea. Esto hace del hummus una comida especialmente interesante para las mujeres que se acercan a los 50, una edad en que necesitan calcio para prevenir la osteoporosis.

Previene la anemia: El hierro que aportan los garbanzos y el tahini ayuda a llevar oxígeno hasta los glóbulos rojos, algo muy importante en las personas con deficiencia de hierro, la cual puede tornarse en anemia.

Sustituto saludable: El hummus puede jugar en la mesa el papel de salsa e incluso de aderezo de ensaladas si lo mezclamos con caldo o con agua, lo que lo convierte en un sustituto saludable de, por ejemplo, la mayonesa, que es rica en grasa.

Regula los niveles de azúcar en la sangre: Aunque no es milagoroso en este sentido, sí que es cierto que gracias a los nutrientes presentes en el hummus, podemos controlar los niveles de azúcar en la sangre con su consumo habitual. Esto se debe a que es rico en proteínas, lo que nos hace sentirnos llenos por más tiempo.

Inspira unos hábitos alimentarios saludables: Comprobar que no sólo es saludable sino que además está delicioso, puede representar un gran aliciente para lanzarnos a llevar una dieta más equilibrada y saludable, con más vegetales, frutos secos y grasas saludables y porciones más pequeñas de carne.

Rico en antioxidantes: El hummus es rico en antioxidantes, lo que ayuda a reducir el daño celular y por consiguiente prevenir un gran número de enfermedades.

Alergias: Al no contener gluten, ni frutos secos ni lactosa, es una comida que puede ser ingerida sin ningún problemas por las personas que tienen alergia a alguna de esas cosas.


Escribe un comentario