Lo perjudicial de morderse las uñas

uñas

No es tan sólo cosa de niños, un alto porcentaje de adultos sigue mordiéndose las uñas y este mal hábito puede perjudicar su salud. Se conoce también como onicofagia y se estima que entre un 45% y 60% de los jóvenes lo padecen.

Esta costumbre siempre ha estado mal vista a ojos de la sociedad, a grandes rasgos se trata de un acto antiestético, sin embargo, se ha catalogado como un trastorno nervioso que afecta a la salud. 

Es una práctica que mitiga los efectos de ansiedad y que de una forma u otra causa una falsa sensación de relajación. Es un acto inconsciente y automático que a la larga es muy difícil de dejar de realizar. En la mayoría de los casos, morderse las uñas, se supera entre las edades de 11 y 13 años, una edad en la que los niños dejan de ser tan niños y se encuentran en otros entornos sociales.

Morderse las uñas es perjudicial

Si no se corrige este comportamiento, con el tiempo puede acarrear consecuencias en otras partes del organismo. En las uñas se depositan microtraumatismos que alteran que se encuentra debajo de estas, si se muerden durante mucho tiempo, se dificulta un crecimiento natural de la uña, se crean pequeñas lesiones, inflamaciones y dolor.

Por otro lado, la salud dental también se ve comprometida. Morderse las uñas puede provocar que las piezas dentales se deterioren sin darnos cuenta.

Otras partes del cuerpo también se ven afectadas por este hábito, por ejemplo, se ha visto casos en los que el intestino tenía infecciones, parásitos, infecciones bacterianas. Al llevarse las manos a la boca, es mucho más sencillo coger enfermedades virales, hongos o infecciones en la boca.

La higiene de las manos siempre está en el punto de mira y si se tiene la mala costumbre de mordisquearse las uñas, es un potenciador de las papeletas para infectar el organismo con bacterias.

Atención a la cutícula

La cutícula que recubre nuestra uña tiene un papel muy importante, la protege de las posibles lesiones y patógenos peligrosos del exterior. Cuando se deteriora, ponemos en peligro nuestra salud, se pueden formar heridas que si no se curan bien producen infecciones más graves o aparición de hongos.

Morderse las uñas en la edad adulta es un mal vicio que es muy costoso de quitar. Una costumbre que sin fuerza de voluntad no se consigue superar. Hay que buscar buenas razones para dejarlo, y poner en peligro nuestra salud debería ser una de ellas.


Categorías

Consejos, Salud

Paü Heidemeyer

Comunicadora audiovisual que quiere continuar su carrera dentro de diferentes ámbitos. No todo es vídeo. Busco en la redacción mostrar a la gente... Ver perfil ›

Escribe un comentario