Lentejas y sus usos

Sopa de lentejas

Las lentejas no sólo presentan numerosos aportes nutricionales, sino que también pueden ser incluidas en diversos platillos como sopas, guisados y ensaladas; pueden cocinarse en preparaciones calientes o frías o incluso como guarniciones como sustituto de las alubias.

Una de sus principales características es la presencia de proteína vegetal; de hecho las leguminosas son las que más aportan este tipo de proteína de todos los vegetales, siendo entre el 20 y el 25%.

Si sigues una dieta vegetariana, puedes combinar esta legumbre con un plato de arroz con lo que su poder proteico mejora y de esta forma sustituir el consumo de carne. Se recomienda consumirlas 3 veces a la semana.

Otro de sus muchos beneficios es que son bajas en grasas y que no aportan colesterol, son una buena fuente de fibra, de calcio, hierro y de vitaminas del complejo B; además no son costosas y son fáciles de preparar.

A diferencia de otros países, España e India cuentan con una variedad de lentejas de color pardo, verde o rojizo y de distintos tamaños que proveen de un sabor distinto a cada alimento preparado con ellas. Algunos ejemplos son: verdina, armuña, pardina, beluga, de Puy, Urad Dal, reina, crimson y red chief.

Consejos:

  • Si utilizas lentejas de tamaño grande debes remojarlas durante una noche antes de utilizarlas; si son pequeñas esto no es necesario.
  • Para que se preserven, es necesario guardarlas en un lugar fresco y seco en el que no reciban la luz solar ni los efectos de la humedad.
  • Tapa bien los guisados preparados con esta leguminosa pues tienden a absorber los olores y sabores de otros alimentos.

Algunos ejemplos de platillos son: paella de lentejas y camarones, sopa de lentejas con hongos y ensalada de lentejas con pimientos y jamón serrano.

Fuente: Buena Mesa (Reforma)

Imagen: flickr


Escribe un comentario