Lentejas y nueces para el otoño

Lentejas

Las lentejas son un alimento ideal para el otoño. En realidad se trata de un excelente saciante (todas las legumbres en general). Ricas en fibras (4g por cada 100 g, es decir 15% de las necesidades diarias), permiten una buena asimilación y una buena digestión. El índice glicémico de las lentejas es bajo, lo que significa que no hay picos altos de asimilación de azúcar en la sangre.

El aporte en vitamina B y en magnesio (32 g por cada 100 g, 9% de las necesidades diarias) de las lentejas es significativo. Unos beneficios que favorecen un buen ritmo cardíaco y que mantienen el sistema inmunitario. El inconveniente es que pueden ser difíciles de digerir en ciertas personas. Basta con no comerlas antes de salir a correr. Su aporte calórico: 90 calorías por cada 100 gramos (para lentejas cocidas).

Por otro lado, los beneficios de las nueces se basan en su aporte en omega-3 (7,5 g por cada 100 gramos, es decir 700% de las necesidades diarias) lo que permite prevenir las enfermedades cardiovasculares. También permiten reemplazar los productos lácteos para aquellos que no los soportan.

Los inconvenientes: se trata de un fruto muy calórico. Es preferible no superar la ingesta de un puñado de nueces al final de cada comida. Su aporte calórico: 560 calorías por cada 100 gramos (una nuez representa de media 5 gramos).


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario