Las virtudes para el organismo de la manzana

 manzana

Rica en fibras y en pectina, la manzana ofrece una sensación de saciedad, creando un “balón gástrico natural” que da la impresión de que el estómago está lleno. Para frenar las ganas del picoteo, no hay nada mejor que una manzana.

La manzana limita la absorción de los azúcares y de las grasas contenidas en la alimentación. Permite reducir las consecuencias de un exceso alimenticio en las caderas acelera la pérdida de peso durante un régimen.

Si estáis cansados de comer manzanas, podéis pasaron también a los complementos alimenticios para variar.

Gracias a la vitamina C, la manzana ofrece un plus de energía y aumenta las defensas inmunitarias. Comer manzanas en época de frío aumenta las barreras del organismo contra los microbios, o después de haber pasado una gripe, para recuperarse lo antes posible.

Según algunos estudios, comer al menos 2 manzanas a la semana tendría una incidencia real en personas con problemas de asma. Este consumo espaciaría verdaderamente las crisis de asma gracias a los polifenoles y flavonoides que tendrían un efecto antiinflamatorio en las vías respiratorias.

La pectina no sólo tiene un efecto saciante, sino que actúa como un filtro sobre el colesterol y acelera su evacuación. No se almacena en la sangre, lo que reduce los riesgos de enfermedades cardiovasculares y las crisis cardíacas.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario