Las ventajas de deshidratar tus propios vegetales

Remolacha deshidratada

La principal ventaja de deshidratar tus propios vegetales es que te dará la oportunidad de ingerir verduras de temporada durante todo el año sin conservantes ni otros productos químicos desagradables.

Como probablemente ya sabrás, la deshidratación de los alimentos consiste en evaporar lentamente el agua presente en estos. De esta forma, se impide el crecimiento de las bacterias y podemos conservarlos durante mucho más tiempo. Deshidratar tus propios alimentos les dará una vida útil más larga.

Y si te preocupa que el sabor o los nutrientes, te interesará saber que los vegetales deshidratados no se ven afectados negativamente en estos dos aspectos, sino más bien todo lo contrario; a menudo ven realzada su dulzura a la vez que conservan su valor nutricional.

Aprende a deshidratar tus propios vegetales

Cualquier persona puede deshidratar vegetales en casa y almacenarlos para ir consumiéndolos durante todo el año. Para hacerlo, existen tres maneras: dejándolos secar al sol durante tres días, en un deshidratador eléctrico o en un horno a baja temperatura.

Sin embargo, antes de comenzar cualquiera de estos tres procesos, deberemos asegurarnos de que los vegetales sean frescos y de calidad y cortarlos en rodajas; también se les puede añadir especias para mejorar el sabor.

Cuando estén listos nuestros vegetales deshidratados, los almacenaremos en un lugar oscuro y fresco, protegido de la humedad. Si no tienes demasiado espacio libre en casa, tranquilo, porque apenas te ocuparán sitio, ya que las verduras deshidratadas se reducen hasta cerca de un tercio de su tamaño.


Escribe un comentario