Las razones por las que los niños no quieren comer

 Comida niños

Hay muchas razones, totalmente legítimas, por las cuales un niño no quiere comer, y además de forma reiterativa.

La gran angustia de los padres es sus hijos no ingieran, porque no quieren comer o porque rechazan ciertos alimentos, todos los nutrientes de los que tienen necesidad. La angustia suele ser injustificada, los niños nunca se dejan morir de hambre.

Si vuestro hijo rechaza las verduras, por ejemplo, no debéis dejar de ofrecérselas en todas las comidas, pero variando el resto: por ejemplo, un gratinado de coliflor con pescado, con carne, o con patatas. Normalmente, se debe presentar más de diez veces un alimento a un niño para que empiece a aceptarlo. Si lo hacéis con diferentes acompañamientos, aumentaréis las posibilidades.

Debéis estar a la escucha de vuestro hijo, aprendiendo a conocerlo. Ciertos niños se dejarán convencer a través del viejo método del camuflaje, que consiste en añadir trozos de verdura a algunos platos que no les gusta, y que no la contienen normalmente (como los espaguetis a la boloñesa).

Otros, al contrario, prefieren comer buenos bocados de verduras, sin embargo rechazan cualquier tipo de preparación en los que se mezclan varios elementos. Conviene saber adaptarse, de forma que los menús de la familia no se vean demasiado perturbados.

Más información – Alimentación equilibrada y complementos alimenticios en los niños 


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario