Las razones para consumir leche de alpiste

ALPISTE

El alpiste es una semilla muy popular en todo el mundo, que está compuesta de una gran cantidad de enzimas y de nutrientes conocidos por sus beneficios que aportan a la salud. El 16,6% de las semillas de alpiste está formada por proteínas, esenciales para cumplir diferentes funciones en el cuerpo. También aporta 11, 8% de fibras, elementos que facilitan los procesos digestivos.

Además, esta semilla contiene ácido salicílico y oxálico y enzimas antiinflamatorias que mejoran el funcionamiento del hígado, de los riñones y del páncreas. Desde hace varios años, el consumo de leche de alpiste se ha popularizado. Se trata de un líquido elaborado a partir de la semilla y a través del cual se absorbe una gran parte de sus propiedades, excelentes para el cuerpo. Hoy vamos a compartir las razones por las cuales es bueno beber la leche de alpiste, y todos los consejos necesarios para saber cómo consumirla.

El valor nutritivo del alpiste

Las semillas de alpiste contienen hasta 7 veces más de potasio que un plátano y más calcio que una taza de leche descremada.

Media taza de alpiste al día aporta el cuerpo:

  • 831.000 mg de potasio,
  • 236 miligramos de calcio,
  • 431 miligramos de magnesio,
  • 112 miligramos de ácido fólico.
  • 100 gramos de leche de alpiste contienen:
  • Hidratos de carbono: 55,8 gramos.
  • Proteínas: 13 gramos.
  • Grasas: 5,2 gramos.

Los beneficios de la leche de alpiste

Una buena forma de disfrutar de todos los nutrientes y de los beneficios de estos granos es consumir su leche. La leche de alpiste aporta una cantidad importante de proteína vegetal, ayuda a combatir la retención de agua gracias a su acción diurética, su enzima conocida con el nombre de lipasa estimula la metabolización de las grasas con el fin de eliminarlas de forma natural, contiene aminoácidos esenciales que facilitan la eliminación de residuos, se recomienda para las personas que sufren diabetes, gota, úlceras y edemas, reduce los niveles del colesterol malo y aumenta el colesterol bueno.

Gracias a sus compuestos antioxidantes, frena la acción de los radicales libres y previene el envejecimiento prematuro, controla la hipertensión arterial y previene las enfermedades cardiovasculares, purifica el hígado y los riñones para que trabajen de manera óptima, mejoran la circulación sanguínea, es ideal para prevenir y combatir las infecciones del tracto urinario y curar varias acepciones de la vejiga y de los riñones. Es un gran apoyo para eliminar la cirrosis, aumentar la cantidad de hepatocitos del hígado y desinflamar.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario