Las propiedades de la leche de almendras para la piel

Leche almendras

Las propiedades de la leche de almendras para la piel pueden aportar mucho más de lo que te imaginas. La leche de almendras puede beneficiar a tu salud de diferentes formas: reduce el colesterol y se recomienda en personas que sufren estreñimiento, entre otras cosas. Pero ¿qué pasa con su uso sobre la piel en general?

La leche de almendras se utiliza desde hace muchos años en cosméticos. Hay pruebas de que desde la Edad Media, se usaba en muchas recetas caseras y en la actualidad se incluye en muchos tónicos y cremas para la belleza de la piel.

Su uso es debido a varios factores. En primer lugar, la leche de almendras es un elemento natural duradero. Las almendras son ricas en antioxidantes, vitamina E, B2, Omega 3, magnesio, calcio y otros elementos beneficiosos para la piel.

La leche de almendras es ampliamente usada como un antioxidante debido a su alto contenido en vitamina E, que actúa como protector contra los daños causados ​​a la piel por los radicales libres, tales como la exposición al sol y la contaminación medio ambiental en las principales ciudades.

También se puede utilizar para mitigar la exposición al sol. Para proteger la piel contra los radicales libres que pueden dañar la piel. Tiene un efecto antienvejecimiento mediante la protección de colágeno y elastina, que cuando se deterioran, dañan la apariencia de la piel.

La leche de almendras puede reducir las arrugas y las líneas finas del rostro. Es por eso que es importante contar con un tratamiento regular y masajear la cara con leche de almendras. Trata de aplicar el producto 3 tres veces a la semana por lo menos, con el tiempo, se notan los cambios.

También es buena para el tratamiento del acné, aplicándolo regularmente con un suave masaje. Contiene vitamina B2, mejora la apariencia de la piel, el cabello y las uñas.


Escribe un comentario