Las patatas, un alimento pobre en calorías

 Patata

Las patatas, como todas las verduras (salvo el aguacate) no contienen lípidos, son ricas en glúcidos (de 16 a 20%) y contienen pocas proteínas (1,5%). Aportan pues pocas calorías: 81 por 100 g.

Pero esta ventaja desaparece cuando se fríen: absorben mucha grasa. Y cuanto más finas están cortadas, mayor es esta absorción. De esta forma se puede llegar hasta 275 calorías para las patatas fritas (con 15% de lípidos) y 520 calorías para las chips (35% de lípidos).

Pero existen muchas formas de cocinar las patatas, no sólo hirviéndolas o al vapor, o en papillote, sino en puré, al gratén, salteadas, en ragú, en potaje, en ensalada, etc.

Nos podemos beneficiar de todos sus beneficios nutricionales, excluyendo los glúcidos, puesto que la patata posee un alto contenido en vitamina C, vitaminas del grupo B, sales minerales y fibras.

Se suele reprochar a las patatas su alto índice glicémico: es cierto cuando se consumen solas, sin nada más, lo que no suele ocurrir normalmente.

Cuando son mezcladas con otros productos, y sobre todo con carne, las patatas pierden este inconveniente: sus glúcidos no se digieren tan rápidamente.

Las patatas pueden ser muy útiles para alcanzar la cuota diaria (250 g como mínimo), indispensable para esa armonía alimenticia que os impida engordar. En cualquier caso, siempre conviene cocinarlas con el mínimo de grasa posible.

Más información – Ocho comidas que ayudan a engordar 


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario