Las pastas, una alimentación equilibrada

Pasta

En el grupo de los glúcidos, es importante destacar que existen dos clases, los complejos y los simples. Los primeros son los que comprenden alimentos como el arroz y las pastas, y se recomiendan en el seno de una alimentación equilibrada puesto que poseen un alto contenido en vitaminas y en nutrientes buenos para el cuerpo.

Se trata de un alimento que regula el colesterol lo que permite reducir el colesterol malo. Equilibra las tasas de glucosa en el organismo, reduciendo las grasas saturadas. Proporciona fuertes dosis de energía, perfectas para mantenerse en activo durante todo el día. Contribuye al equilibrio del cuerpo y mantener el peso.

Pero antes de continuar es importante clarificar algunos aspectos en particular, si se pretende perder peso con las pastas. Primeramente, las pastas deben siempre estar fabricadas a base de harina integral. En efecto, contienen mayor cantidad de fibras solubles, lo que favorece el tránsito y da una sensación de saciedad. Después conviene saber que las pastas deben consumirse en las primeras horas del día. Por la noche, más vale optar por una cena ligera, a base de verduras y proteínas con baja tasa de materia grasa.

Conviene también destacar que las dosis de pastas que se deben ingerir son las siguientes. Un plato de 100 gramos de pastas cocidas equivale a 340 calorías, lo que corresponde a un trozo de carne o a un plato de verduras. Por lo tanto, para perder peso con las pastas, habrá que comer entre 100 y 150 gramos, acompañado de alimentos sanos y pobres en calorías.


Escribe un comentario