Las ideas recibidas sobre el hambre y la alimentación

 Comida

Para mantener la línea, es importante conocer las bases alimenticias. Pero también hay que conocer lo que implica el mecanismo del hambre. Normalmente se dice que para dominar el apetito hay que escuchar al cuerpo y saber cuándo tiene hambre.

Esto es fácil de decir, pero mucho más difícil de poner en práctica. Hay que decir que en materia de comida, las ideas recibidas no son siempre justas.

En España solemos comer tres veces al día, que tienen lugar a las mismas horas siempre. Se trata de un hecho cultural que hemos asumido como un hábito de vida. ¿Resultado? Cuando la hora fatídica se acerca, se empiezan a sentir los estigmas del hambre.

Para calmar esta sensación de hambre, se puede comer algún saciante, sano y sabroso, como las almendras. Es una forma de sentirse saciados, al tiempo que se degusta un alimento que aporta 15 nutrientes esenciales como el magnesio, el calcio, y la vitamina E. Con unas almendras se puede aguantar sin comer hasta la hora de la cena.

Una alimentación rica en ácidos grasos saturados conlleva una tasa alta de colesterol “malo”, llamado LDL colesterol (opuesto al HDL colesterol, llamado “bueno”). Los ácidos grasos insaturados son deficitarios en nuestra alimentación, y están considerados como protectores. Las almendras son frutos con cáscara que se componen de grasas insaturadas. En efecto, un puñado de 30 g de almendras contiene 13 g de grasas insaturadas y 1 g sólo de grasas saturadas.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario