Las diferentes formas de cocción del arroz para la salud

 Arroz

El arroz previene ciertas enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la obesidad y ciertos tipos de cáncer. El arroz aumenta la glicemia, y el salvado de arroz es muy bueno para los diabéticos. Su consumo permite reducir la glucosa en sangre, y por lo tanto la dosis cotidiana de insulina. Gracias al agua de la cocción del arroz, las diarreas ligeras se pueden tratar eficazmente, pero no las diarreas infecciosas.

La cocción al vapor es la cocción más clásica del arroz por su textura mucho más ligera. Antes de cocer el arroz, es importante enjuagarlo bien para eliminar el exceso de almidón. Bañar el arroz permite mejorar su textura, y acortar el tiempo de cocción.

Si metéis el arroz en agua durante una hora, bastará con cocerlo sólo unos 8 minutos. La relación agua-arroz también es importante para la cocción. En una cacerola, se vierte el arroz, garantizando que el nivel de agua supera de 1 a 1,5 cm el del arroz. Una vez cocido, se puede remover con ayuda de un tenedor para que se vaya el vapor y se puedan separar bien los granos.

Para una cocción a la criolla, el arroz se poner en agua previamente, tal y como hemos explicado anteriormente. Luego se pone hervir 300 ml de agua con sal, y se vierte 175 g de arroz. Se reduce el fuego en cuanto el agua comienza a hervir, y sin retirar la tapa se deja cocer entre 12 y 15 minutos.


Escribe un comentario