Las consecuencias indirectas de la falta de sueño

 Insomnio

La falta de sueño acrecienta la sensación de hambre. Al día siguiente, se tiene tendencia a picotear entre horas, y además en grandes cantidades, sin que nos demos cuenta. La ralentización del metabolismo acrecienta igualmente las “crisis de nervios“.

Ciertas personas buscan consolarse consumiendo una cantidad importante de alimentos dulces y ricos en grasas malas. Las personas que sufren habitualmente una noche en blanco, durmiendo entre 4 ó 6 horas, tienen dificultad a la hora de dejar de comer. En efecto, para mantenerse despiertos, se suele tomar energía en la comida y en las bebidas azucaradas.

Puesto que el estrés y la ansiedad engendran crisis de insomnio, es importante controlarlas convenientemente. Ciertos tipos de alimentos ayudan a adoptar un espíritu zen para combatir estos fenómenos que ponen en cuestión el tiempo de descanso. Por este hecho, se aconseja dar prioridad a las proteínas y a los glúcidos con índice glicémico bajo.

Estos últimos ayudan al organismo a producir serotonina, una hormona que consiste en calmar y distender los nervios. Los alimentos de buena calidad son indispensables, con el fin de beneficiarse de toda su energía y mantener la línea y la salud física. Los cereales son buenos para favorecer el sueño.

 Más información – Dormir bien para adelgazar mejor


Categorías

Sin categoría

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario