Las bacterias intestinales juegan un papel en la anorexia y la bulimia

Bacteria

Sergueï Fetissov y Pierre Déchelotte estudian las relaciones entre intestinos y cerebro en los desarreglos del comportamiento alimenticio. Acaban de descubrir el papel que juega una proteína producida por ciertas bacterias en el tubo digestivo, provocando la anorexia y la bulimia.

Esta proteína tiene propiedades anoréxicas (reduce el apetito) y también una estructura muy parecida a la de las hormonas de la saciedad. Identificada como extranjera en nuestro organismo, es asumida por los anticuerpos del sistema de defensa que interactúan con la hormona de la saciedad de una estructura parecida.

Siguiendo la manera en que los anticuerpos se fijan sobre esta hormona, esto provoca una sensación de saciedad que desemboca en la anorexia, es decir una ausencia de saciedad que conduce a la hiperfagia y la bulimia. Estos resultados han sido obtenidos en ratones, pero también a partir del análisis de datos recogidos en cerca de 60 pacientes que presentaban síntomas más o menos severos.

Estos pacientes tenían una tasa sanguínea alta de anticuerpos dirigidos contra la proteína. Las próximas etapas para el equipo de investigación: poner a punto un análisis de sangre que permita detectar la presencia de la proteína y conseguir neutralizar su propia acción.


Categorías

Enfermedades

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario