Las alcachofas, un complemento sano

alcachofa

Hace 2000 años la alcachofa, no sólo era reputada como un plato de gran finura, sino que también se apreciaba como un excelente medio para facilitar la digestión.

Mientras que para los griegos, los corazones de alcachofas eran una delicia, y los tenían como base de muchos alimentos, los romanos las consideraban como una costosa rareza que sólo los más ricos podían permitirse. Esto no impedía que los romanos, apreciaran sus efectos estimulantes para la digestión.

En efecto, las alcachofas tienen un alto contenido en sustancias amargas y en cinarina (un principio activo cercano al ácido cafeico) que favorece la secreción de jugos gástricos y que estimulan la producción de bilis. La digestión de grasas se mejora y la función de la desintoxicación del hígado se ve facilitada. La alcachofa suele ser un buen remedio para combatir las náuseas y la pesadez de estómago.

Una receta muy apetecible es la de las alcachofas rellenas, un delicioso plato a base de queso, jamón y ajo. Además de ser un plato exquisito, es sano y muy beneficioso.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario