Lactancia y pérdida de peso

 Lactancia

No hay nada mejor que la leche materna para garantizar un buen crecimiento del bebé. Esto permite que el recién nacido obtenga todo aquéllo de lo que su organismo tiene necesidad para evolucionar y crecer en buena salud. Además, se trata de un excelente método para unir los lazos entre madre e hijo. La lactancia presenta otras virtudes menos conocidas, como la de permitir la pérdida de peso.

Este fenómenos se explica, por una parte, por un proceso fisiológico. Durante la lactancia, los científicos se han dado cuenta de que se daba una contracción más fuerte del útero. Resultado, este órgano recupera con más facilidad su tamaño de antes del embarazo. A medida que va dando de mamar, la madre irá descubriendo que su vientre se va volviendo más plano.

Por otro lado, la producción de leche reclama las grasas acumuladas durante los últimos 9 meses. Dicho de otra forma, el organismo de la madre recicla de forma natural estas grasas suplementarias cuando da de mamar. La leche materna no aporta más que beneficios, tanto a la madre como al bebé.

Contrariamente a lo que podríamos imaginar, no es indispensable comer por dos durante el tiempo de lactancia. Con el fin de optimizar la pérdida de peso, más vale vigilar la alimentación. No conviene hacer excesos. Se debe comer variado y equilibrado.

 Más información – La nutrición infantil, realidad o ficción


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario