La Vitamina del Sol; contra las infecciones

image La vitamina D es esencial para la activación de las defensas orgánicas y sus bajos niveles determinan una disminución de las células "T” o también llamadas asesinas del sistema inmune, encargadas de combatir las infecciones.

Los descubrimientos realizados por los investigadores daneses podrían ayudar en la lucha contra las enfermedades infecciosas y las epidemias mundiales, siendo particularmente útiles en la búsqueda de nuevas vacunas.

Los investigadores descubrieron que las células asesinas del sistema inmunológico conocidas como células T, dependen de la vitamina D para activarse y

permanecen inactivas o desconocen la posibilidad de la amenaza de una infección (agente patógeno), si se carece de la vitamina en la sangre.

"Cuando una célula T está expuesta a un patógeno extraño, se despliega un dispositivo de señalización por medio de los receptores de la vitamina D, que buscan la vitamina”, según los especialistas de la Universidad de Copenhague departamentos de salud internacional, inmunología y microbiología, quienes realizaron el estudio.

Esto significa que las células T necesitan de la vitamina D para activarse o actuar, los científicos han sabido por mucho tiempo que la vitamina D es importante para la absorción de calcio y que existe un vínculo entre los niveles de la vitamina y de enfermedades como el cáncer y la esclerosis múltiple.

La mayoría de la vitamina D es producida por el cuerpo, como un subproducto natural de la exposición de la piel a la luz solar, pero también se puede encontrar en el aceite de hígado de pescado, los huevos y el pescado graso como el salmón, el arenque y la caballa, así como puede consumirse en forma de suplemento dietético.


Escribe un comentario