La vitamina D en los niños

 Vitamina D

La vitamina D es esencial para los huesos. Permite a nuestro organismo fijar el calcio. Pero existen períodos de la vida en los que los riegos de carencia son importantes: en un bebé y en un adolescente. ¿Cuáles son los niños más expuestos? ¿Cómo evitar las carencias para que un esqueleto sea irrompible?

Siempre se ha dicho que hacía falta leche para los huesos. Esto es verdad, pero no es suficiente. También hace falta vitamina D.

La vitamina D, es un poco como el cemento de nuestro esqueleto. Favorece la fijación del calcio, y ayuda a que sea absorbido mejor por nuestro organismo. Sin embargo, esta vitamina presenta una particularidad: puede ser aportada por la alimentación, o fabricada por el organismo.

Pero, en este último caso, la síntesis requiere un factor esencial: el sol, o más exactamente algunos rayos ultravioletas. De 15 a 30 minutos de exposición en los brazos y la cara cada día bastan para proporcionar la cantidad necesaria, si la intensidad de los rayos UV es suficiente.

En cuanto a la alimentación, existen pocos alimentos por desgracia “ricos” en vitamina D. Sin embargo, la encontramos en los pescados grasos (salmón, arenque, sardina, trucha, anchoa, atún, anguila, etc.). Algunas carnes, los huevos o los champiñones pueden ser una buena fuente de aporte en vitamina D.

Más información – Los diferentes tipos de vitaminas


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario