La vitamina A, esencial para la retina

 Ojo

La retina está compuesta de células específicas en forma de conos y bastoncillos, que convierten la luz en impulsos nerviosos interpretados en imágenes por el cerebro. Los conos (implicados en la visión diurna) y los bastoncillos (visión nocturna) necesitan vitamina A para funcionar.

La vitamina A es esencial para la visión diurna y nocturna, y para una buena adaptación del ojo a la oscuridad, pero también para una correcta irrigación del ojo y así prevenir la sequedad ocular.

Una deficiencia en vitamina A puede causar algunos síntomas como disminución de la agudeza visual, sequedad ocular, y podría aumentar los riesgos de padecer cataratas, así como la degeneración macular normalmente relacionada con la edad.

Por esta razón conviene consumir frecuentemente huevos (la vitamina A se encuentra en la yema), hígado de ternera, mantequilla, carne, pescado, así como zanahorias, tomates, albaricoques, espinacas, calabaza, lechuga, pimientos, melón, etc.

Más información – Los diez beneficios del tomate


Escribe un comentario