La salud está en el zumo de frutas

 Zumo de naranja

Naranja, piña, pomelo, tomate… el zumo de frutas invade los estantes de cualquier supermercado. Hasta tal punto esto es así, que uno no sabe ya por cuál o qué marca decidirse. ¿Existen diferencias entre el néctar, el zumo puro, y el de un concentrado? ¿Cuáles son los más calóricos? ¿Los zumos llevan azúcares añadidos?

Los zumos de frutas son una de las bebidas preferidas de los españoles: beben más de un millón de litros al año, no importa el sabor o la marca. No obstante, el zumo de naranjas es el más solicitado, ya que representa la mitad del consumo de estos jugos.

Los zumos de frutas se pueden encontrar bajo tres denominaciones: “zumo 100%”, “a base de zumo concentrado”, y “néctar”. El zumo puro procede directamente de las frutas exprimidas. El que está confeccionado a base de zumo concentrado, significa que se ha parcialmente deshidratado para transportarlo, y luego se le ha vuelto a añadir la misma cantidad de agua.

En cuanto al néctar, está fabricado a base de zumo, puré o pulpa de frutas a las que se les añade agua y azúcar. Cada una de estas modalidades está presente, bien en la parte de productos frescos, o a temperatura ambiente, y cada cual posee sus propias características, con diferentes incidencias sobre la salud del organismo.

Más información – Pomelo, una fruta muy saludable


Escribe un comentario