La piedra de alumbre y la salvia para combatir la transpiración

piedra_alumbre

La transpiración es la forma natural del cuerpo regular la temperatura. Normalmente, el sudor no tiene ni color ni olor. En realidad, el olor procede de las células muertas y de las bacterias de la piel que n en la piel. Esta proliferación aumenta en presencia de pelo. Para combatir los olores, se recomienda depilarse las axilas, además de utilizar un buen desodorante.

La higiene también es importante. En tiempos de calor extremo o cuando la actividad física es intensa, puede ser insuficiente para evitar los olores desagradables. De ahí la necesidad de utilizar cuidados antitranspirantes. Cuidados naturales o aceites esenciales de hierbas que reducen la transpiración y eliminan los olores.

La piedra de alumbre es conocido por ser un desodorante 100 % natural muy eficaz. Las propiedades astringentes y antisépticas se deben al sulfato de potasio y de aluminio que contiene.

La salvia, un desodorante natural

En fitoterapia, el hamamelis y la salvia son eficaces para combatir la transpiración. Con propiedades antitranspirantes, la salvia se puede tomar de forma oral o por uso externo. Por vía interna, se toma en infusión. Para ello, diluir unas gotas en un vaso de agua para beber durante las comidas.

Con el aceite esencial de salvia se puede hacer un bálsamo desodorante. Para ello, mezclar 10 ml de aceite vegetal, aceite de jojoba y 10 ml de aceite de coco. Añadir una cucharadita de cera de abejas y fundir la mezcla al baño María.

A continuación, se añaden de nuevo 4 gotas de aceite esencial de salvia y 3 gotas de aceite esencial de geranio. Una vez que la mezcla está fría, se obtiene un bálsamo desodorante.


Categorías

Enfermedades

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario