La pérdida de densidad ósea durante la menopausia

osteoporosis

Todas las mujeres que llegan a la menopausia comienzan a sufrir cambios en su cuerpo por culpa de las alteraciones hormonales que implica esta etapa de la vida.

La reducción de la producción de estrógenos aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como el cáncer, la diabetes y la osteoporosis. La osteoporosis es una enfermedad que requiere una atención particular, porque la pérdida de hormonas implica una disminución de los niveles de densidad ósea, lo que aumenta el riesgo de sufrir esta afección.

Se ha podido determinar que durante los 5 primeros años postmenopáusicos, las mujeres pueden presentar una reducción de masa ósea. Por eso la prevención es necesaria con el fin de adoptar buenos hábitos que permitan conservar los huesos en buena salud.

Durante los primeros años de vida y hasta la edad de los 30, el cuerpo tiene la capacidad de mantener un equilibrio entre la reducción de la masa ósea y la producción de la nueva masa. Después, entre los 30 y 35 años, su reducción es más rápida que su producción por parte del cuerpo, y por eso es importante comenzar a impulsarla.

Gracias a la supresión de las menstruaciones en el momento de la menopausia, la pérdida de masa ósea se acelera de manera considerable y cuando los niveles de estrógenos disminuyen, los huesos se hacen más frágiles y son susceptibles de romperse.

Las mujeres que tienen antecedentes familiares de osteopenia o de osteoporosis tienen más riesgo de desarrollar este problema. Conviene saber que una vez que se ha perdido masa ósea es difícil recuperarla. Sin embargo, para reducir los riesgos, es posible adoptar un estilo de vida más sano que permita conservarla para no comprometer la salud de los huesos.


Categorías

Salud

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario