La obesidad en el cine

La industria del cine nos ha cautivado con cientos de películas, donde temas como la gastronomía y la nutrición han tenido un rol protagónico.

¿Recuerdas “El Profesor Chiflado“? Esta comedia romántica se centraba en Sherman Klump, un profesor universitario increíblemente gordo pero de muy buen corazón. Este brillante académico se encuentra realizando un importante estudio sobre la reestructuración del ADN, cuando conoce a una bella y joven profesora llamada Carla, de quien se enamora. Frustrado por su aspecto físico, decide probar consigo mismo, una fórmula revolucionaria para perder peso, lo cual lo convierte en el excéntrico Buddy Love, un personaje atractivo físicamente pero con una personalidad que pocos pueden tolerar…

Continuando con la línea del corazón, no podemos dejar de mencionar a Bridget Jones, una treinteañera londinense que ha decidido perder peso y escribir una crónica en un diario. Un evidente cuadro depresivo, la lleva a pasar noches enteras en el sofá, viendo la tele y fumando. Su vida da un vuelco después de una cita con Darcy (Colin Firth), cuando su jefe (Hugh Grant) toma la iniciativa para tener un affair con ella. De un día para el otro, Bridget se encuentra frente al dilema de tener que decidirse entre dos hombres completamente distintos.

Supersize Me es una de las películas más recientes. El actor principal, Enrique (Antonio de la Torre), engordó y perdió 33 kg. para este rodaje. Si bien todo el proceso se realizó bajo supervisión de una nutricionista y un endocrinólogo, sin lugar a dudas implicó la salud de los actores.

Otros títulos relacionados donde la obesidad el la gran anfitriona son: Hairspray (2007), Las mujeres de verdad tienen curvas (2002), ¿Quién ama a Gilbert Grape?, entre muchas más.

Para finalizar, me parece muy apropiado citar la comedia romántica “Amor Ciego”, con Gwyneth Paltrow y Jack Black… Para reír y reflexionar.


Escribe un comentario