La migraña digestiva, causas y prevención

Migraña

Como toda crisis de migraña, la migraña digestiva se manifiesta a través de un dolor de cabeza, y un malestar general. Ciertos médicos la etiquetan como una forma incompleta de la migraña clásica. En efecto, la migraña digestiva aparece tras una comida demasiado pesada o cuando se ha bebido mucho.

Las personas que no toleran el gluten pueden presentar síntomas similares durante una ingestión accidental. Entre los síntomas de estos desarreglos, están la hinchazón, las náuseas, los dolores a nivel del estómago, y falta de nitidez en la visión.

Varias hipótesis se han presentado sobre el origen de la migraña digestiva. La de la presencia de una relación entre el aparato digestivo y el cerebro, que es la más probable. Según esta explicación, la crisis provendría de la infiltración de proteínas no digeridas en la linfa y la sangre, atravesando la mucosa del intestino que es muy porosa.

Los médicos hablan de hiperpermeabilidad intestinal. Por un lado, el hígado trabaja de manera excesiva cuando se consumen muchas grasas. En efecto, tiene por función producir bilis para digerir los lípidos. Cuando las grasas son en gran cantidad, además de los contaminantes alimenticios, el hígado trabaja por encima de sus límites.

La grasa, mal digerida, termina en el intestino, lo que provoca las crisis de migraña. En cuanto a los alimentos, el gluten contenido en ciertos cereales parece ser el mayor responsable. La caseína de la leche figura también en la lista de alimentos que pueden provocar una crisis de migraña.

Más información – Métodos naturales para combatir la migraña


Escribe un comentario