La miel, un azúcar natural con múltiples virtudes

Miel

La miel es dulce, eso es algo que todo el mundo sabe. Sin embargo, ¿cuáles son los beneficios que podemos sacar de su consumo? Consumir miel cuando se tiene un resfriado ayuda a limpiar los bronquios, a calmar los dolores de garganta y la tos… En resumen, permite curar de forma natural y sabrosa.

Además de ser un alimento fácilmente comestible, la miel contiene suficiente hierro, calcio, magnesio, potasio, vitaminas… que son fuentes de energía duraderas en el organismo.

En efecto, la miel es un alimento hidrófilo que favorece el secado y la cicatrización de las heridas y quemaduras, particularmente la miel con tomillo.

Desde la época romana, la miel se utilizaba para facilitar la digestión. Sus efectos sobre el sistema digestivo son bien conocidos. Si se tienen problemas de digestión, estreñimiento o dolores gástricos, la miel de acacia cura de forma natural.

Todo el mundo conoce el remedio casero a base de miel y leche caliente. Combinando estos dos alimentos, se combina el triptofano y el azúcar, para un efecto suavizante y eficaz contra el insomnio.

La miel también está indicada para evitar la hipoglucemia gracias a su alto contenido en fructosa y glucosa, y antioxidantes.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario