La meditacion mantiene joven el cerebro

01

La meditación puede tener efectos a largo plazo en la arquitectura del cerebro, lo cual se traduce en juventud, ya que retrasa el envejecimiento según un equipo en la Universidad de Harvard que estudió a los meditadores practicantes del arte de la meditación por 6 horas a la semana durante nueve años.

Los investigadores encontraron que la ínsula anterior derecha y la corteza pre-frontal en el cerebro de los meditadores resultó ser más gruesos que los no meditadores de la misma edad.

Los investigadores creen que el proceso de la meditación es lo que invierte el proceso de agotamiento en las estructuras del cerebro que normalmente se producen de vez en cuando. La corteza pre-frontal del cerebro es fundamental para el proceso de pensar y planear, por lo cual la meditación pueden ayudar a las funciones cerebrales estimulándolas a la actividad y retrasando así los procesos degenerativos naturales.

Recientemente un estudio de la UCLA demostró que las personas que meditan también tienen una fuerte conexión entre las regiones del cerebro, el estudio también demostró que se reduce la contracción del cerebro algo que ocurre normalmente con la edad, por lo cual esta fuerte conexión afectará a la capacidad de las señales eléctricas para llegar al cerebro y de manera significativa, este efecto se produce en el todo el cerebro y no sólo en ciertas áreas.

En el laboratorio de UCLA de neuro-imagen, también han encontrado diferencias cerebrales entre los meditadores y los controles que incluyen redes de gran escala tales como el cerebro frontal, temporal, parietal, occipital y el cuerpo calloso anterior, así como en las estructuras límbicas y el tronco cerebral.

Los resultados sugieren que el cerebro de los meditadores tiene más fibras de materia blanca, es más denso o más aislado de acuerdo con psychology today.

Además se observó la disminución de la materia blanca del tejido que se asocia con la edad normal, la que es mucho más reducida en la práctica activa de la meditación, pero existe la posibilidad de que la meditación activa especialmente durante largos periodos de tiempo llegue a causar cambios en la arquitectura cerebral, dicen los investigadores.

La meditación no sólo puede causar cambios en la anatomía del cerebro que es causada por la estimulación del nuevo crecimiento, sino que también la meditación puede prevenir el daño cerebral.

"Es decir que si se practica con regularidad y durante años, la meditación puede reducir la atrofia relacionadas con el envejecimiento del cerebro y puede afectar el sistema inmunológico de una manera positiva", aseguran los investigadores.

Imagen: flickr


Escribe un comentario