La lechuga, ¿mejor fresca o envasada?

Lechuga envasada

La lechuga es uno de los alimentos fundamentales de las dietas de adelgazamiento, así como de una alimentación sana y equilibrada, pero a la hora de comprarla, qué es mejor: ¿fresca o envasada?

En la actualidad, casi todos los supermercados ofrecen a sus clientes ambas opciones. Por un lado está la lechuga fresca de toda la vida, mientras que por otro encontramos bolsas de distintas marcas con lechuga precortada y prelavada.

En respuesta a si es mejor comprarla fresca o envasada, cualquiera de las dos es una buena opción. En términos de nutrición, no hay una mejor que otra, por lo que para elegir, sólo tendremos que tener en cuenta nuestras preferencias personales.

Seguridad alimentaria

Sin embargo, lo que sí hay tener presente es la necesidad de lavar siempre la lechuga, ya sea fresca o envasada. Y en este sentido, la que ofrece mayores garantías es la envasada, ya que antes de llegar al supermercado por lo general recibe un triple lavado (un ciclo con cloro), que se convierten en cuatro si le sumamos el lavado bajo el grifo de casa.

Además, al estar metidas en bolsas ningún cliente ha podido tocar las hojas de la lechuga envasada de manera directa, algo que no se puede decir de la lechuga fresca. Esto hace que disminuya todavía más el riesgo de que ingiramos bacterias al comer este tipo de lechuga.
 


Escribe un comentario