La importancia del Omega 3

omega-3

Las grasas son necesarias en nuestra alimentación, con ella conseguimos la energía suficiente para desempeñar una buena jornada. Una de las mejores grasas que la que podemos brindar a nuestro cuerpo son los ácidos omega 3.

Estos ácidos son perfectas para combatir enfermedades que afectan a nuestro corazón, aumentan la flexibilidad de las paredes arteriales previniendo así la hipertensión. Además de estas ventajas, el consumir omega-3 te beneficiará en muchos otros aspectos.

Las grasas son necesarias para tener un buen funcionamiento, sin embargo, no todas son igual de saludables e incluso algunas pueden llegar a ser muy nocivas, por esta razón, aconsejamos el consumo moderado y con cabeza de las mejores grasas, entre ellas, los ácidos grasos omega 3.

Propiedades de los ácidos omega 3

Estos ácidos grasos esenciales tienen un papel muy importante y no es para menos ya que el omega 3 juega un papel fundamental en el desarrollo cognitivo de los niños. Además es aconsejable que las mujeres embarazas lo consuman durante el embarazo y durante la lactancia. 

Por otro lado, estos aceites son perfectos para protegernos de las enfermedades cardiovasculaes, ayuda en la buena producción de triglicéridos y aumentan el colesterol bueno. Se reduce el riesgo de tener trombosis, consiguiendo que el sistema circulatorio también obtenga mayor elasticidad para las arterias, manteniendo a raya la hipertensión. 

Dónde conseguir omega 3

Para poder beneficiarnos del omega 3 debemos consumirlo por lo menos dos veces a la semana, una de las fuentes más conocidas de esta sustancia es el pescado azul, como es el salmón, la caballa, la trucha, la sardina entre muchos otros.

Además, hace un par de años, aparecieron las semillas de chía como un alimento revolucionario y una de sus mayores características, es que estas semillas por muy pequeñas que sean tienen grandes cantidades de este ácido graso.

Los vegetales también poseen omega 3, nos tendríamos que fijar en las semillas de calabaza, el lino, cáñamo, el aceite de girasol o el maíz.

Si en cuestiones del comer eres una persona más complicada, no hay problema, a día de hoy muchas margarinas, leches y otros productos de primera necesidad llevan omega 3 en su composición como añadidos, dado que para quien lo consume le cuida de su salud.


Escribe un comentario