La fresa, propiedades diuréticas y desintoxicantes

La fresa contiene más el 90% de agua y muy poca grasa e hidratos de carbono, por lo que aporta muy pocas calorías y está muy indicada en dietas para adelgazar.

Su bajo contenido en sodio y su gran riqueza en calcio y potasio,así como otros componentes (arginina) le confieren propiedades diuréticas y adecuadas para evitar la retención de líquidos, enfermedades reumáticas o gota, entre otras.

Por su bajo contenido en azúcar es un alimento apto para personas diabéticas, además de ofrecer propiedades desintoxicantes.

Gracias a la vitamina C, al flavonoide quercitina y al ácido elágico, ayuda a eliminar toxinas. Incluido en la dieta habitual ayuda a eliminar  materiales pesados  y pesticidas.

Su color rojo lo aportan las antocianinas, que poseen propiedades antioxidantes y más de una docena de componentes anticancerosos, que sumados a sus propiedades diuréticas, hacen que se use en las dietas de primavera.

Purifica el aparato digestivo, protegiendo de enfermedades intestinales  y ayuda a fortalecer el corazón y gracias al ácido cítrico presente en ellas, ayuda a prevenir infecciones del aparato urinario.

Las fresas exprimidas sobre la piel ofrecen una acción antibacteriana  aplicadas sobre heridas,  granos o manchas. Comer fresas ayuda a mantener la piel sin arrugas y a prevenir estrías o flacidez.

Su acción protege contra uñas frágiles, amarillentas o con imperfeciones y gracias a su contenido en cobre contribuye en el crecimiento del cabello y en la prevención de la calvicie; su contenido en manganeso ayuda a evitar la aparición de canas.


Escribe un comentario