La ensalada, el verdadero aliado para mantener la línea

 Ensalada

Componer una ensalada puede ser el sustitutivo mejor de una comida completa. Basta con saber elegir con cuidado los elementos que le vamos a incorporar, además de fruta y verdura, carne, pescado o huevos para el aporte de proteínas, o queso por su contenido en calcio, y azúcares lentos (arroz, pasta, patatas, o incluso pan) para afrontar sin problemas el resto de la jornada.

La lechuga verde es un plato rico en vitaminas, y suele ser la base de una ensalada compuesta. La lechuga verde es unos de los vegetales menos energéticos. Rica en agua, cubre buena parte de las necesidades cotidianas en micronutrientes, aportando minerales (potasio, calcio, fósforo, y magnesio) y vitaminas (A, C, E, y PP).

Además se le pueden añadir tantas verduras y frutas como deseemos. Cada uno de estos elementos posee unas tasas diferentes de antioxidantes capaces de controlar los radicales libres, ralentizar la degradación de la oxidación celular y reforzar las defensas naturales.

Muchos estudios científicos han demostrado que intervienen en la prevención de diversas enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, osteoporosis… No olvidéis que una porción de lechuga verde aporta no más de quince calorías, pero una cucharada de vinagreta contiene unas 100 calorías. Por eso, no conviene condimentarla con más de una cucharada de café por persona.

Más información – Las ensaladas variadas, otra forma de alimentarse


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario