La cúrcuma, un ingrediente saludable

curcuma

La cúrcuma está de actualidad en estos días, pero ¿es realmente tan milagrosa como se pretende? La respuesta es que sí.

La cúrcuma (Curcuma longa), una hierba perenne, forma parte de la familia del jengibre (Zingiberaceae). La planta crece hasta una altura de tres a cinco pies y se cultiva ampliamente en Asia: la India, China y otros países de clima tropical.

La cúrcuma se caracteriza por unas alargadas hojas puntiagudas y produce flores amarillas en forma de embudo. Pero es la raíz la que se utiliza en cocina y en medicina en general, en forma de polvo.

La cúrcuma es ampliamente utilizada en alimentos, tanto por su sabor como por su color. Esta raíz forma parte de una larga tradición de uso en la medicina china y ayurvédica para el tratamiento de flatulencias, ictericia, dificultades menstruales, hematuria, hemorragia y cólicos. También se puede utilizar como cataplasmas dérmicas para aliviar el dolor y la inflamación.

Debido a su color brillante, la cúrcuma se ha utilizado tradicionalmente como un medio de contraste no sólo por la comida, sino también en cosméticos, papel, madera y telas (incluyendo túnicas de oro usadas por los monjes budistas de Tailandia).

No cabe duda de que la cúrcuma y la curcumina tienen beneficios terapéuticos asombrosos.


Escribe un comentario