La carne en las dietas de adelgazamiento

Roastbeef

Un estudio reciente acaba de demostrar que en igualdad de calorías, las personas que comen más carne, tienen tendencia a ganar más peso que las que comen menos. ¿Se tratará de una advertencia para que nos hagamos vegetarianos?

Las proteínas están altamente recomendadas durante los regímenes de adelgazamiento. Las proteínas tienen un fuerte poder saciante, manteniendo la masa muscular, a pesar de la disminución en el aporte de calorías. Pero, un reciente estudio europeo viene a contradecir esta idea.

En efecto, los investigadores han descubierto que en igualdad de colorías, las personas que comen más carne, tienen tendencia a coger más kilos: 250g de carne suplementaria por día, conlleva engordar dos kilos en cinco años.

La relación entre carne y aumento de peso no está hecha. Sin embargo hay que destacar que dos kilos en cinco años es un aumento de peso relativamente modesto, sobre todo que 250g de carne de más por día representa una dosis importante (lo ideal es 150g de carne en cada comida).

El hecho de consumir menos carne no es suficiente para perder peso, al igual que el hecho de comerla tampoco nos hace engordar. Por otro lado, todas las carnes no son iguales. Los preparados industriales a base de carne, como las salchichas, el jamón cocido, etc., están más relacionado con el aumento de peso.

Por eso es importante no indicar la carne en general como responsable de la subida de peso, y mucho menos suprimirla de la dieta de adelgazamiento. Sin embargo, es útil recordar que comer carne una vez al día es más que suficiente. El pescado, el queso, los alimentos ricos en proteínas vegetales (lentejas, judías, cereales completos) pueden ser utilizados del mismo modo.

En filete de carne grande no representa lo que habitualmente denominamos una porción de carne, sino casi dos. La carne, en un plato, debería ser del tamaño de la palma de la mano, y no más.

Más información – Beneficios de la carne a la brasa


Escribe un comentario