La carencia de magnesio y rendimientos deportivos

 Magnesio

El magnesio es indispensable para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Juega un papel de catalizador e interviene en más de 300 reacciones bioquímicas celulares.

El magnesio interviene en la transmisión del influjo nervioso por la síntesis de proteínas, por lo tanto en la contracción muscular. Esta interviene durante una actividad deportiva, pero también en actividades como el tránsito intestinal, el ritmo cardíaco, etc.

El magnesio participa en la transformación de los glúcidos y de los lípidos en ATP, una energía utilizable para nuestras células musculares. De ahí su importancia en la práctica deportiva.

Pero el metabolismo interviene también en todas las operaciones que consumen energía como la reproducción y la reparación de nuestras células, el funcionamiento de nuestros órganos (como el cerebro), la gestión del estrés, la termorregulación, etc.

Las sales de magnesio (hidróxido, citrato, carbonato) son de naturaleza alcalina, neutralizan la acidez de los tejidos y participan así en el equilibrio ácido/base, lo que posibilita concretamente la fijación en los huesos de oligoelementos tales como el calcio y el potasio. El magnesio juega pues un papel importante en el crecimiento (formación de los huesos y de los dientes).

 Más información – Espirulina, el alga de los deportistas


Escribe un comentario