La canela, antiguo remedio para un mundo moderno

Palitos-de-canela

Lo que es maravilloso en las plantas medicinales, es que se están descubriendo continuamente nuevos usos de las plantas que se conocen y se utilizan desde hace mucho tiempo. No es necesario recorrer los bosques tropicales para descubrir nuevas especies, puesto que se descubre tanto o más experimentando con plantas conocidas, como es el caso de la canela.

La canela de Ceilán es un ejemplo perfecto, se conoce bien, nuestras madres aromatizaban sus postres de manzana, y a la gente le gusta masticar palitos de canela. La canela forma parte de la medicina china y ayurvédica y es un ingrediente fantástico cuando se añade a diferentes platos de la cocina oriental.

Uno de los aspectos muy prometedores del uso de la canela es que es un potencial regulador de la glicemia, particularmente interesante en caso de diabetes de tipo 2. Hoy en día la diabetes es una enfermedad asociada a la comida basura, a la obesidad y a la vida moderna. Su incidencia ha explotado literalmente en los últimos decenios y ha provocado un gran número de enfermedades asociadas, enfermedades cardiovasculares, insuficiencia renal, necrosis de los miembros inferiores, ceguera, disfunción eréctil y demencia.

La verdadera vía para parar el avance de esta enfermedad pasa por los cambios alimenticios, ningún medicamento milagro está de momento disponible. Varios investigadores se interesan a las plantas que pueden mejorar la respuesta glicémica y la canela es particularmente eficaz en este caso. Los estudios se multiplican y tienden a demostrar que el polvo de canela potencia la insulina y normaliza la glucosa sanguínea, incluso en personas que siguen de hecho un tratamiento para su diabetes.

La canela actuaría sobre las enzimas y los receptores, favoreciendo una reacción normal al consumo de azúcar. Los estudios están lejos de ser completos para comprender exactamente el efecto de la canela sobre la regulación de las tasas de azúcar, pero como la canela de Ceilán es una planta segura, no se pierde nada integrándola en la alimentación.


Escribe un comentario