La batata, tantas propiedades como formas de comerla

Boniatos

Ya estamos otra vez en esa época del año en que un alimento brilla con luz propia: la batata, camote o boniato. Y no lo hace únicamente gracias a su delicioso sabor de dulzor natural, sino también a sus maravillosas propiedades.

La batata es una excelente fuente de fibra, aportando alrededor de 7 gramos por taza, así como de vitamina A (beta caroteno), vitamina C, vitamina B6, potasio y manganeso. Este nutritivo tubérculo también aporta vitaminas B1, B2, B3 y B5, magnesio, fósforo y cobre.

Si la cocemos y no le quitamos la piel para comérnosla, la batata proporciona unas satisfactorias 180 calorías de carbohidratos por taza, razón por la que puede actúar tanto como un saciante segundo plato como de base de un plato principal para la comida del mediodía o la cena.

Tampoco hay que olvidar el nada desdeñable aporte de propteínas que representa la batata para nuestro organismo. Una taza de este vegetal cuenta con alrededor de 4 gramos de proteína. De esta forma, no es de extrañar que los veganos lo adoren.

A la hora de cocinarlo, se puede cocer, hornear y freír, siendo las dos primeras opciones las más saludables y, por lo tanto, las más recomendables cuando se trata de incluir la batata en la dieta. Igual que sucede con la patata, con la que guarda innumerables similitudes, se puede triturar para servir en forma de puré o preparar un horneado dulce, mientras que si lo cortamos a trozos o rodajas puede ser un gran acompañante de carnes a la plancha o el crujiente ideal para nuestras ensaladas.

En definitiva, este alimento originario de Sudamérica es un producto realmente fantástico que no debemos dejar de comprar ahora que es la temporada para beneficiarnos de todas sus ventajas.


Escribe un comentario