La alfalfa: remedio curativo

Planta de alfalfa

La alfalfa es una planta que pertenece al grupo de las leguminosas (como lentejas, habas y soja), y que se utiliza principalmente para el forrajeo, es decir, como alimento de animales de ganado (como ovejas, vacas y cerdos).

Sin embargo, esta planta contiene muchas propiedades alimenticias que aportan una gran salud al organismo. Entre sus propiedades se encuentra la presencia de vitaminas como la A, la E, la B y la K, además de la vital vitamina D.

Asimismo la alfalfa cuenta con minerales esenciales como lo es el calcio, el hierro, el potasio y el fósforo, junto con otros en menor cantidad como el cloro, sodio, silicio y magnesio.

Entre los beneficios que proveen todos estos nutrientes están los siguientes:

  1. Debido a su elevado contenido de vitamina D, la alfalfa es muy buena para los huesos y dientes, lo que previene considerablemente la formación de osteoporosis, además de ser muy beneficiosa durante el embarazo y después de la menopausia pues evita la descalcificación.
  2. Asimismo, por su combinación de calcio y vitamina D, ayuda en caso de artritis y artrosis.
  3. Esta planta también presenta una gran cantidad de aminoácidos –los componentes principales de las proteínas-, por lo que puede ser un excelente complemento si se sigue una dieta vegetariana.
  4. Por la gran cantidad de minerales, vitaminas y aminoácidos que tiene, se utiliza como suplemente alimenticio e incluso para combatir la anemia.

Una forma deliciosa de incluirla en tu dieta puede ser como jugo en la mañana, mezclada también con jugo de naranja y piña. Otra opción es como agua de uso, también la puedes mezclar con jugo de naranja, o en este caso con jugo de limón y guayabas, bebida que resulta exquisita y muy refrescante en época de calor.

Imagen: flickr


Escribe un comentario