Jugos artificiales y cancer

image No sólo estas bebidas de frutas contienen fructosa, también pueden contener jarabe de maíz alto en fructosa, lo cual representa un peligro para la salud.

El cáncer es una condición causada por células que se dividen más rápidamente de lo que deberían, formando así un grupo de células anormales y son muchos los factores que parecen tener la capacidad de provocar cambios cancerosos en las células, por ejemplo, algunos productos químicos, los radicales libres y la radiación.

Se ha reconocido desde hace tiempo que las células cancerosas tienden a mejorar cuando se alimenta de glucosa, un combustible clave en el torrente sanguíneo.

Por lo tanto tiene sentido para las personas con cáncer evitar el consumo de alimentos que causan niveles elevados de azúcar en la sangre, tales como los alimentos con azúcar y carbohidratos con almidón, como pan, patatas, arroz, pasta y muchos cereales para desayuno.

La fructosa se encuentra de forma natural contenida en frutas y verduras, pero además se puede encontrar en el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), que en el último par de décadas ha penetrado cada vez más la dieta occidental.

Hasta hace relativamente poco, la fructosa ha disfrutado de una "saludable" reputación sobre la base de que no dé lugar a los picos de azúcar en la sangre y ha sido especialmente recomendable para los diabéticos por esta razón.

Sin embargo, resulta que la fructosa tiene el potencial de efectos muy tóxicos en el cuerpo, según un estudio publicado en Hepatology mostró que la fructosa está implicada en el "hígado graso", así como otro estudio realizado por las universidades de Princeton y Rockefeller, llegó a la conclusión de que el JMAF causa obesidad en animales de laboratorio.


Escribe un comentario