Intolerancia al gluten y daño cerebral

12

La intolerancia al gluten (una proteína que contienen la cebada, el centeno y el trigo) se encuentra asociada con problemas estomacales crónicos, lo cual se conoce como la enfermedad celíaca, ya que la palabra "celíaco" deriva de una palabra griega que significa "abdominal".

Cuando las personas con enfermedad celíaca ingieren gluten, se produce una respuesta autoinmune que provoca en el cuerpo un ataque y con el tiempo un daño en el intestino delgado, que se traduce en la perdida de la capacidad para absorber los nutrientes. Tanto la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten puede causar numerosos problemas de salud, incluyendo daño cerebral.

El primer estudio sobre la enfermedad celíaca y su relación con un daño a nivel cerebral fue publicado en 1966 por WT Cooke, donde se examinaron 16 adultos con enfermedad celíaca y se encontró que 10 de ellos demostraron trastornos nerviosos graves y progresivos del sistema, conocido como neuropatía, los 16 pacientes demostraron problemas con la coordinación del cuerpo, problema que se conoce como ataxia.

Después de éste estudio pionero de Cooke, otros le siguieron y siempre esbozaron el patrón de problemas gastrointestinales crónicos seguidos de una disfunción neurológica.

A pesar de que la intolerancia al gluten es históricamente asociada con el sistema digestivo, cada vez más se hace evidente en muchas personas que son sensibles al gluten la falta de signos de trastornos gastrointestinales y sin daño en el intestino, según los médicos interesados ​​en la conexión entre la intolerancia al gluten y el daño cerebral, que han evaluado casos de inexplicables problemas neurológicos.

Estos pacientes no presentaron quejas de problemas gastrointestinales, pero alrededor del 40 por ciento fueron diagnosticados con la sensibilidad al gluten en los exámenes, por ello la teoría es que en la sensibilidad al gluten sin problemas de estómago, produce su respuesta autoinmune en el cerebro, induciendo al sistema inmunológico del organismo para que ataque a las células del cerebro.

Imagen: MF


Escribe un comentario