Consejos para las personas con intolerancia a la lactosa

Leche sin lactosa

Kaiku es una de las marcas que produce leche sin lactosa

La intolerancia a la lactosa es un trastorno que impide a las personas que lo padecen hacer la digestión de manera correcta cuando ingieren alimentos que contienen este disacárido, también conocido como azúcar de la leche.

Naturalmente, la leche tradicional es lo primero que debe desaparecer de la dieta de las personas intolerantes a la lactosa. En su lugar, se introduce leche deslactosada, aunque también se recomienda la leche de soja.

Los productos lácteos (yogures, quesos, batidos…), a no ser que se especifique en sus envases que han sido elaborados con leche sin lactosa, también tienen que estar lejos de las personas que padecen este trastorno. Una buena alternativa a los yogures son la gelatina y los helados de fruta a base de agua, mientras que los batidos pueden ser reemplazados por zumos naturales o té.

Además de los lácteos, existen otros productos que, aunque nos pueda parecer extraño, también contienen lactosa. Por eso, es necesario que las personas que no la toleran lean detenidamente la lista de ingredientes antes de consumir cualquier producto nuevo.

Dicho esto, hoy en día a las personas con intolerancia a la lactosa les resulta bastante sencillo llevar una dieta equilibrada, ya que existen alternativas como las que hemos especificado y se permite el consumo de carnes como la de ternera, de cerdo, de cordero y de aves.

Más información – La alergia a las proteínas de la leche de vaca


Escribe un comentario