Insulina y obesidad

01

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecen una epidemia mundial de obesidad, ya que habría mil millones de personas con sobrepeso.

El sobrepeso y la obesidad son normalmente atribuidos a la falta de actividad física y el comer en exceso, pero también existen problemas orgánicos como la resistencia a la insulina, cuya causa aun no está muy clara, ya que algunos profesionales médicos creen que es la causa de la obesidad y otros creen que que precede al desarrollo de la obesidad.

La insulina es una hormona producida por el páncreas que en las personas sanas se libera al torrente sanguíneo cuando la concentración de glucosa (azúcar en la sangre) se eleva por encima del nivel óptimo, ya que la glucosa sanguínea elevada es tóxica prácticamente para todos los órganos del cuerpo, siendo una de las causas del aumento de azúcar en la sangre comer hidratos de carbono en exceso.

El consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono hace que las concentraciones de insulina en el torrente sanguíneo lleguen picos elevados y cuando esto se produce con demasiada frecuencia las células del cuerpo responden disminuyendo la sensibilidad de los receptores en la superficie celular.

Como resultado, la glucosa no es transportada a las células, pero permanece en el torrente sanguíneo causando que los niveles de azúcar en la sangre se mantengan altos, dando como resultado un privación de energía a las células y al mismo tiempo aumentan las cantidades de glucosa y estas se convierten en grasa, la cual se almacena.


Escribe un comentario