El huevo, nuestro mejor aliado después del ejercicio

Huevos blancos
De todos los alimentos existentes, el huevo es quizá nuestro mayor aliado después de practicar ejercicio, ya que es una gran fuente de proteínas, que es justo lo que el cuerpo necesita para recuperarse del esfuerzo realizado.

El huevo después del entrenamiento puede tomarse de diversas maneras (cocido, crudo, con yema, sin yema…), siendo todas son eficaces y beneficiosas para reparar los músculos y ayudarlos a asimilar el ejercicio.

Si le extraemos la yema al huevo, dejando solo la clara, estaremos eliminando las grasas de este alimento, un procedimiento especialmente recomendado para aquellas personas que hacen ejercicio con el único propósito de perder peso.

Una buena manera de tomar huevo después del ejercicio es mediante un batido. Para prepararlo, se depositan dos huevos en un recipiente (con yema o sin, según las necesidades) y se añade leche y un yogur (preferiblemente desnatados). Antes de licuarlo, también se le puede poner algo de fruta, como plátano o fresa.


Escribe un comentario