Hidratación y sudoración

 Hidratación

Es algo evidente, y se repite constantemente a lo largo del día en muchos spots publicitarios, hay que hidratarse bien de forma cotidiana. Pero, ¿de qué se habla exactamente? ¿De cuántas cantidades? ¿De qué tipo de hidratación?

El hecho de transpirar permite al cuerpo regular su temperatura. Pero a través de este mecanismo, perdemos una gran cantidad de agua, y también de minerales. Por eso es esencial hidratarse, pero de forma regular, y con agua, mejor aún si es agua rica en minerales, y en cantidad importante en caso de realizar algún tipo de actividad física intensa.

Así es, el agua es necesaria, porque si se bebe vino, los efectos son muy diferentes, y vuestro cuerpo no se recargará de elementos esenciales. Quizás os encontréis en un estado psicológico de cierta euforia, pero el sufrimiento físico está ahí, y esa no es la finalidad que se pretendía.

Cuando se transpira, es necesario beber. Pero cuando no se transpira, también hay que beber, puesto que se elimina el agua a base de diferentes medios (transpiración, orina, etc.). Y además, la temperatura ambiente, así como la temperatura del agua ingerida o de los alimentos consumidos antes de una sesión de entrenamiento puede igualmente tener una incidencia más o menos importante sobre la transpiración. Se bebe, por lo tanto se transpira. Y se transpira, por lo tanto se debe beber.

Más información – Los cuatro mejores momentos del día para beber agua


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario