Hacer régimen sin frustrarse

 Régimen

Para reducir al máximo el aporte calórico de ciertos alimentos, lo ideal es consumirlos en función de la hora del día:

Por la mañana, conviene comer frutas a voluntad, para que absorban las grasa acumuladas en el organismo durante la noche. Se puede hacer el lleno de energía con productos lácteos (queso, yogur, o leche, pero desnatada, por supuesto).

A mediodía, las verduras y las proteínas son de rigor. Aportan al organismo aquello de lo que tienen necesidad para un correcto funcionamiento. Para un placer mayor, se debe variar el consumo de verduras diarias y cocinar las proteínas de varias maneras.

Por la noche, los crustáceos son ideales para un aporte óptimo de calcio y pocas calorías.

Quien dice falta de azúcar, dice depresión. Y quien dice depresión, dice aumento de peso. Inútil pues la eliminación completa del azúcar en la alimentación. En su lugar, para no engordar, se puede tomar otro tipo de alimentos endulzados con plantas naturales o sacarina.

El truco siempre está en encontrar alternativas menos dañinas, con un mayor contenido de antioxidantes, y que produzcan un placer real a la hora de comerlas.

 Más información – Los riegos de los regímenes para adelgazar


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario