Hacer ejercicio en el calor, ayuda a comer menos

image Un estudio llevado a cabo sobre 11 hombres físicamente activos encontró que los participantes comieron menos inmediatamente después de trabajar en condiciones de calor (cerca de 97º Fahrenheit /36º Celsius) que en una temperatura más moderada (77º Fahrenheit /25º Celsius) en el medio ambiente.

En promedio, los hombres comían unas 300 calorías más, cuando trabajaban en temperaturas moderadas que cuando se ejercitaban en el calor.

Los resultados del estudio sugieren que si realiza ejercicios en un ambiente más cálido, se come menos en la comida posterior, según los investigadores de la Universidad de Australia Occidental de la Escuela de Ciencias del Deporte.

En teoría, se podría aplicar como una buena estrategia para deportistas que se encuentren tratando de perder peso, pero en el caso de las personas que no son deportistas deben evaluar su estado de salud y edad, antes de realizar ejercicios en climas cálidos, a su vez dando prioridad a la hidratación constante, así como la re-mineralización, para evitar desequilibrios orgánicos.

Así los investigadores recomiendan tener en cuenta que si bien un ambiente más cálido puede ayudar a frenar el apetito post-ejercicio, advierten no adoptar la idea llevándola a los extremos, ya que el ejercicio no debe realizarse en ambientes excesivamente calurosos debido al riesgo de deshidratación y enfermedades por el calor.


Escribe un comentario