¿Gripe o resfriado? Prueba estos estupendos remedios naturales

Sopa de pollo

La temporada de los resfriados y la gripe ha llegado, y con ella el malestar general, la tos, la mucosidad… Por suerte, existen remedios naturales que alivian los síntomas de la gripe y el resfriado y ayudan a que nos sintamos mejor.

La sopa de pollo es uno de los remedios más antiguos contra los resfriados. Lo que la hace tan eficaz es que actúa desde varios frentes. Por un lado, calienta e hidrata el cuerpo desde el interior, lo que a su vez ayuda a mantener las membranas mucosas húmedas y disminuir su enrojecimiento e hinchazón. Además, especialmente si es casera, aporta nutrientes que el organismo necesita para recuperarse antes, como el zinc y el hierro.

El té de jengibre y limón alivia hasta el dolor de garganta más fuerte. Para prepararlo, necesitarás un jengibre mediano cortado en rodajas finas, un tallo de citronela finamente picado (sólo la parte blanca) y dos cucharadas de miel. Hierve en una cacerola el jengibre y la citronela. Cuando las retires del fuego, añade la miel y remueve hasta que se disuelva. Deja la mezcla reposar durante unos 15 minutos. Antes de tomarla, cuélala para eliminar los restos de citronela y jengibre.

Gracias a sus propiedades microbianas, la leche de cúrcuma puede detener el avance de las infecciones respiratorias comunes antes de que causen estragos en el sistema inmunológico. Se trata de un antiguo remedio de origen indio que también ayuda cuando tenemos el estómago revuelto o sentimos náuseas. Necesitarás una taza de leche de almendras (sin azúcar), 1/2 cucharadita de cúrcuma molida, 1/2 cucharadita de jengibre molido, 1/4 cucharadita de cardamomo molido y 1 cucharadita de un edulcorante a tu elección (por ejemplo, miel). Ahora mezcla todos los ingredientes en un bote con tapa y agita bien durante unos dos minutos. Recuerda pasarla por un colador chino antes de beberla.


Escribe un comentario