Grasas y ejercicio

88

La incapacidad del cuerpo para digerir y absorber los nutrientes necesarios recibe se considera como una mala absorción y las grasas son un nutriente común que suele presentar este problema al cuerpo, o sea que este puede tener dificultad para absorberlas.

Los signos de mala absorción de grasas incluyen diarrea, materia fecal liquida, heces grasosas, calambres, pérdida de peso o cansancio excesivo, pero otro factor que puede obstaculizar la capacidad del cuerpo para digerir y absorber la grasa es el ejercicio.

El cuerpo metaboliza los carbohidratos, proteínas y grasas para obtener energía, los carbohidratos se digieren y se absorben en el cuerpo relativamente rápido, sin embargo las grasas y las proteínas en general duran entre cinco y siete horas para ser digeridos por el organismo.

Además la cantidad de alimento que se consume puede dictar la tasa de absorción, ya que a grandes cantidades de alimentos, se hace significativamente más lenta la absorción, que en pequeñas cantidades. Por lo tanto, el tipo de alimento y la cantidad de alimento que se consume puede afectar a su rendimiento deportivo.

La ingestión de grasa, proteínas e hidratos de carbono, causa un aumento en el flujo sanguíneo del estómago y los intestinos, que ayuda a la digestión y la absorción de grasas en particular, pero cuando se hace ejercicio el cuerpo vuelve a dirigir una gran cantidad de sangre a la piel para regular la temperatura de los grupos musculares que trabajan.

Durante el ejercicio el tracto gastrointestinal pueden no recibir suficiente sangre para digerir y absorber la grasa que se ha consumido, por lo tanto se produce una mala absorción de grasas, por ello para lograr un rendimiento óptimo de atletismo se debe esperar a que se complete el proceso de absorción.

Imagen: MF


Escribe un comentario