¿Por qué evitar las grasas saturadas?

Chuleta de cerdo

Las grasas saturadas están presentes en los alimentos de origen animal

Si hace un par de semanas alertábamos sobre los efectos negativos de las grasas transgénicas, hoy es el turno de hacer lo mismo con las grasas saturadas, que, al igual que las anteriores, pueden provocar graves problemas de salud.

Antes de comenzar con sus consecuencias, es importante que sepamos de qué alimentos provienen. Estas grasas, consideradas como malas para la salud, están en los alimentos de origen animal, como las carnes de cerdo, pollo… así como la leche y sus derivados.

Las grasas saturadas también están presentes en los productos de bollería y las comidas procesadas. Y, aunque los vegetales están en su mayor parte libre de ellas, hay excepciones como el aceite de coco o de palma.

Aclarado este primer punto, comencemos con los daños que pueden causar sobre nuestra salud. En primer lugar, en grandes cantidades producen sobrepeso, razón por la que las dietas de adelgazamiento recomiendan consumirlas solo de forma eventual o incluso eliminarlas por completo.

Tampoco debemos olvidar que estas grasas –presentes en más alimentos de los que creemos– incrementan los niveles de colesterol, pudiendo ocasionar trastornos en la circulación sanguínea. Asimismo, tienen un efecto negativo sobre el hígado.


Escribe un comentario